Autoconocimiento

El autoconocimiento es un proceso necesario para poder efectuar los cambios personales o vitales que nos lleven a alcanzar los objetivos deseados. Este proceso implica que las personas pongan en práctica y desarrollen una serie de capacidades como: la observación, atención y reflexión acerca de si mismas para aumentar la conciencia de sus pensamientos, emociones, cualidades, defectos, limitaciones, necesidades, aficiones, temores… en definitiva, de su manera de SER.

Conocerse a una misma no es tarea fácil, sobre todo cuando la mujer ha pasado mucho tiempo sin prestarse atención, sin embargo, es muy gratificante y trae implícitos muchos beneficios:

• Aumenta la confianza personal
• Promueve la aceptación de una misma
• Facilita la gestión emocional
• Favorece la comunicación de emociones, necesidades y deseos
• Ayuda a poner límites y cubrir las propias necesidades de forma adecuada, dejando atrás la autoexigencia