Psico360
Neuropsicologia Adultos

Neuropsicología Adultos-Mayores

Son diversas las causas que pueden afectar el funcionamiento cerebral, entre las que destacan, en el caso de la población adulta, las enfermedades cardiovasculares, traumatismo craneoencefálico, neoplasias, enfermedades infecciosas, enfermedades degenerativas y demencias.

¿Para qué sirve la evaluación neuropsicológica?

La evaluación neuropsicológica puede aportar información importante para el diagnóstico y el tratamiento. Puede indicar cómo una enfermedad particular, lesión o tratamiento está afectando a las funciones cognitivas y al comportamiento de la persona.

Algunas de las cuestiones a las que trata de dar respuesta la evaluación neuropsicológica se encuentran en relación con:

1. Identificar la existencia de disfunción cerebral.

2. Describir el estado cognitivo y conductual para la planificación de un tratamiento o para tomar decisiones acerca de la utilización de recursos.

3. Realizar el pronóstico de tratamientos médicos o quirúrgicos.

4. Identificar cambios en el funcionamiento cognitivo a lo largo del tiempo.

5. Evaluar la capacidad cognitiva de una persona para tomar decisiones médicas, fiscales o legales.

6. Ayudar en procedimientos legales en los cuales la existencia, la causa inmediata, la capacidad de toma de decisiones, y/o el pronóstico funcional probable de un daño cerebral conocido o sospechado están siendo valorados.

Los aspectos a explorar incluyen el funcionamiento cognitivo, emocional y comportamental de la persona:

· Velocidad de procesamiento de la información

· Funcionamiento atencional y ejecutivo

· Memoria y capacidad de aprendizaje

· Lenguaje

· Habilidades perceptivas y visuoconstructivas

· Alteraciones de la personalidad, la conducta y las emociones

Como herramienta diagnóstica, la evaluación neuropsicológica puede aportar información esencial acerca de disfunciones cognitivas y/o conductuales para hacer un diagnóstico, como por ejemplo en demencia o deterioro cognitivo leve, problemas de aprendizaje, discapacidad intelectual, daño cerebral traumático leve y encefalopatías tóxicas. La descripción del tipo y la extensión de las alteraciones neuropsicológicas puede facilitar información a los profesionales sanitarios de gran utilidad para el manejo de la persona. Incluso cuando la lesión y su etiología son conocidas, la evaluación neuropsicológica ofrece información única como el tipo y la severidad de los problemas cognitivos o conductuales que la persona muestra, y cómo el funcionamiento del paciente puede comprometer su capacidad de autocuidado, su capacidad para seguir las recomendaciones médicas y/o para realizar actividades de la vida diaria.

Además, el impacto de la enfermedad o lesión sobre el funcionamiento cognitivo y la conducta del paciente solamente puede ser cuantificado de forma objetiva mediante la evaluación neuropsicológica.

Por último, la evaluación neuropsicológica puede aportar información predictiva con respecto al pronóstico final de una condición sospechada o conocida, como por ejemplo, si la persona podrá volver a desempeñar su trabajo, retornar al colegio o desarrollar una vida independiente después de haber sufrido una lesión cerebral traumática.

El proceso de evaluación neuropsicológica en Psico360

Desde el momento en que la persona afectada o su familia contactan con Psico360, se inicia un proceso que comprende las siguientes fases:

1.- Entrevista inicial, de toma de contacto y recopilación de información en relación al problema.

2.- Exploración inicial, en la que se desarrolla un screening dirigido a detectar posibles alteraciones.

3.- Evaluación neuropsicológica, llevándose a cabo un examen extenso de las áreas afectadas.

4.- Devolución de los resultados de la evaluación neuropsicológica y propuesta de intervención.

Icono de Twitter Icono de Linkdn Icono de Youtube