Psico360
Neuropsicologia Infantil

Neuropsicología Infanto-Juvenil

La práctica de la Neuropsicología en niños y adultos requiere de algunas habilidades similares, pero también de algunas diferentes. Las relaciones cerebro-conducta en el niño en desarrollo son cuantitativa y cualitativamente diferentes a las que presenta el adulto. Resulta crucial que el neuropsicólogo esté familiarizado con el rango de variación normal en cada grupo de edad y conozca cómo ajustar sus impresiones clínicas al nivel de desarrollo del niño. Tal conocimiento es esencial tanto para evitar errores de identificación en el desarrollo normal del niño como en un desarrollo alterado o demorado. Resulta también esencial comprender mejor cómo una afectación cerebral impacta sobre la conducta y cómo la conducta responde a influencias críticas presentes en cada nivel de desarrollo.

¿Cuándo se recomienda realizar una exploración neuropsicológica a un niño?

Acudir al neuropsicólogo puede estar justificado por diferentes motivos de índole clínica, de investigación y/o por razones académicas. En referencia a este último aspecto, el proceso de evaluación es especialmente relevante por tener valor predictivo para un niño y puede servir de base para la toma de decisiones académicas o vocacionales y para la implementación de opciones terapéuticas.

En la práctica clínica, la puesta en marcha del proceso de exploración se lleva a cabo con los objetivos de, por un lado, facilitar recomendaciones prácticas y significativas para mejorar el problema; por otro, educar a la familia y la escuela acerca de las necesidades del niño.

¿Por qué derivar a un niño a consulta de neuropsicología?

1.- Desde el colegio
Los niños con problemas de aprendizaje o conducta en el ámbito académico representan un número sustancial del total de niños que acuden a consulta de neuropsicología. Los problemas escolares pueden darse por muy diversas razones. No todos estos motivos son primariamente de naturaleza neuropsicológica, pero la exploración neuropsicológica frecuentemente contribuye a mejorar la comprensión del origen real del problema.

2.- Por parte de los padres
Las conductas desconcertantes observadas en casa o en otros contextos pero no observadas en el entorno escolar pueden llevar a los padres a solicitar una exploración neuropsicológica. La exploración resulta útil para examinar la integridad neuropsicológica de las funciones, factores psicológicos, adquisición de hitos en el desarrollo y nivel de madurez, o la efectividad de las habilidades educativas parentales.

3.- En presencia de enfermedad neurológica, trastorno o lesión cerebral.
Generalmente, el proceso se inicia para caracterizar los efectos neuroconductuales de una afectación cerebral o sistémica. Cuando la enfermedad o trastorno es todavía desconocido, la exploración neuropsicológica puede contribuir a la obtención de elementos conductuales que contribuyan a una mejor comprensión del patrón comportamental. En ambos casos, el neuropsicólogo formula conclusiones basadas en el conocimiento de los efectos cognitivos asociados, las influencias potenciales de los medicamentos prescritos, el curso típico de evolución, efectos tardíos conocidos e impacto potencial del régimen de tratamiento sobre la función cerebral.

4.- Desde los servicios de psiquiatría y otras especialidades médicas
La solicitud puede iniciarse para determinar si coexisten con la conducta problema déficit neuropsicológicos medibles, y si los datos nos pueden llevar a confirmar los factores etiológicos como, por ejemplo, un perfil consistente con la presencia de un cuadro de epilepsia del lóbulo temporal, una neoplasia cerebral o una hidrocefalia.

¿Para qué sirve una exploración neuropsicológica en un niño?

El objetivo de una exploración neuropsicológica infantil bien desarrollada y dirigida es proporcionar recomendaciones específicas para la instrucción y la rehabilitación. El neuropsicólogo está entrenado para asumir un rol terapéutico consultivo o directivo en la formulación y/o aplicación del programa de tratamiento o rehabilitación.

Algunos de los cuadros que abordamos en nuestra consulta son:

· TDAH
· Trastorno Generalizado del Desarrollo
· Síndrome de Tourette
· Alteraciones del aprendizaje relacionadas con el lenguaje (problemas de aprendizaje, problemas con el lenguaje escrito, dificultades en la adquisición de las matemáticas, dificultades de aprendizaje no verbal, ...)
· Síndromes metabólicos, genéticos y neuromotores (s. Prader-Willi, s. X frágil,...)
· Epilepsia (s. West,...)
· Traumatismo craneoencefálico
· Alteraciones cognitivas relacionadas con afectación cardíaca, intervenciones quirúrgicas, infecciones del sistema nervioso central...

Icono de Twitter Icono de Linkdn Icono de Youtube